Me ha dado fuerte por el Sketchbook. Voy a quemar la tablet a este ritmo. Esta vez estaba probando algo diferente e intenté pintar un edificio cualquiera, aunque se me jodió a mitad de trabajo y tuve que apañarlo. Al resultado final le he retocado el contraste y el balance de colores en Photoshop, y esto es lo que ha quedado.